Vuelta Pirineos Organización

Vuelta Pirineos Organización

Breve historia de una gran carrera

La Vuelta a los Pirineos 2012 se ha suspendido. La crisis económica ha asestado un duro golpe a esta prueba que inició su andadura en 1956, habiendo completado hasta hoy cuarenta y dos ediciones.

La Aragón-Bearn fue fundada por Ángel Capapey (C.C. Zaragozano) quien a través del Ayuntamiento de Pau encontró en el Cyclo Club Bearnais el socio francés necesario para abrir un proyecto de coparticipación transfronteriza. De esta gestión compartida salió la prestigiosa Aragón-Bearn, que ha llegado hasta nuestros días con algunas modificaciones tanto en su presentación como en su formato.

A lo largo de los cincuenta y cinco años de trayectoria (1956-2012) la carrera ha tenido cuatro paréntesis no organizativos: 1) De 1957 a 1967, 2) 1976-1977, 3) 2005. El cuarto paréntesis es el que se ha dado en 2012.

Tras la desaparición del C.C. Bearnais en 1994, entró como socio francés el Club de Tarbes “Amis du Tour de Bigorre” que dejó de organizar esa carrera para centrarse en la Aragón-Bearn. Con la llegada del nuevo socio del C.C. Zaragozano la carrera pasó a denominarse Aragón-Bearn-Bigorre, por la localización geográfica del nuevo Club. Esta amplitud territorial permitió incorporar al recorrido grandes puertos pirenaicos como Tourmalet, Aspin y Peyresourde. Esta situación coparticipada entre C.C. Zaragozano y Tarbes se mantuvo las ediciones 95, 96, 97 y 98. En 1999 el C.C. Zaragozano dejó la prueba, que pasó a depender enteramente de “Tarbes Cycliste” que la inscribió ante la UCI como Tour des Pyrenées-Vuelta a los Pirineos. Tarbes Cycliste mantuvo la carrera en solitario hasta que en 2002, en que entró como socio español la Asociación de la Prensa Deportiva de Huesca, que llevó la carrera a Huesca como entidad organizadora aragonesa las ediciones 2002, 2003 y 2004. La prueba no se organizó la temporada 2005.

En el 2006, con categoría Internacional Continental, entra como socio español el Club Ciclista Ebro, entidad que llega a la Vuelta a los Pirineos de la mano organizadora del periodista Ángel Giner, que se ocupa de mantener vivas en Aragón las ediciones 2006, 2007, 2008, 2009 y 2010. La carrera alcanza en esta época su mayor esplendor y la parte española resucita para el lado aragonés la vieja nominación de Aragón-Bearn que se añade a su nombre base de Vuelta a los Pirineos. En 2011 los franceses, poseedores de los derechos federativos, suspenden esa edición por problemas financieros. Ante esta situación, en tan solo dos meses Ángel Giner, con el equipo de voluntarios del C.C. Ebro, logra organizar una prueba sustitutoria internacional de tres etapas en el lado español que denomina Aragón-Bearn.

En 2012, la crisis económica impide toda actividad en el lado aragonés. La parte francesa intenta organizar una edición de la Vuelta a los Pirineos de dos etapas, pero finalmente, a cuatro semanas de la salida de la carrera suspenden su celebración por no haber podido alcanzar el necesario presupuesto. Coincidiendo con esta situación, en 2012 toda vinculación futura de la carrera pasa a depender en la parte aragonesa de la entidad Vuelta Pirineos Organización, sociedad creada en su día para aglutinar las infraestructuras organizativas de la prueba, aunque hasta 2012 permanecía sin actividad. A partir de ese año de inactividad, tanto de la parte francesa como española, Vuelta Pirineos Organización se pone manos a la obra para tratar de revitalizar en años sucesivos, cuando la economía lo permita, esta magnífica prueba transfronteriza con más de medio siglo de historia.