Historia

Historia

El Pedal Aragonés se crea en Zaragoza el día 29 de octubre de 2012. Sus fundadores, todos ellos con una larga trayectoria en el ciclismo son: Adolfo Bello, Antonio Bonacho, Antonio Mallén, Ángel Giner, Elena Solanot y José María Alabalad. Estos llegan al convencimiento de crear lo que vienen a denominar “Espacio Ciclista”, bajo la fórmula administrativa de Club Elemental. Convienen en llamarle EL PEDAL ARAGONES y manifiestan en sus estatutos el deseo de aplicar una marcada filosofía de apoyo y acogida de otros entes y grupos con diversa actividad vinculada al mundo de la bicicleta, pero siempre bajo el denominador común de la promoción del ciclismo no importa bajo qué fórmula: ruta, cicloturismo, pista, etc...

Los fundadores de El Pedal Aragonés han cohesionado un potente grupo organizador de pruebas ciclistas tras sacar adelante seis ediciones (desde 2006) de la Vuelta a los Pirineos Aragón-Bearn-Bigorre, una carrera internacional que han compartido en su gestión con la entidad francesa Tarbes Cycliste. En ese tiempo también han desarrollado otras interesantes carreras. Una de ellas, El Circuito Ciclista Ribera del Jalón, lograron recuperarla en 2010 después de varias décadas en el olvido. Esta prueba, fundada en 1926 por el C.C. Iberia, es la más legendaria del ciclismo aragonés, y en su palmarés figuran los mejores ciclistas de la época.

Los fundadores de El Pedal Aragonés, para titular a la nueva asociación, han tomado el nombre del gran club aragonés que se fundó en Zaragoza el 24 de abril de 1909 por Francisco Pella Argelaguet cuya trayectoria se extendió hasta la década de los treinta.

No ha sido una elección gratuita la elección de El Pedal Aragonés, pues no hay ningún otro elemento más significativo que un pedal para caracterizar lo que es esa admirable máquina que llamamos bicicleta. De hecho, la bicicleta nació realmente cuando Michaux puso dos pedales con dos palancas incrustadas al eje de la rueda delantera de una draisiana, logrando de ese modo la autopropulsión en equilibrio. Dicho esto, añadimos a nuestro pedal el apellido de “aragonés” porque nuestra filosofía es la de llevar nuestro mensaje ciclista por todo Aragón.

Celeste Bianchi

El Pedal Aragonés, a la hora de elegir un color que definiera su identidad deportiva ha optado por tomar el azul celeste de Bianchi con complemento blanco. Así viene reflejado en sus estatutos. El azul Bianchi es un color único. Define una trayectoria ciclista de más de un siglo de vida que han compartido extraordinarios campeones. Entre ellos Fausto Coppi. Por otro lado las aportaciones de Bianchi al desarrollo de la bicicleta han sido durante todo ese tiempo notabilísimas y han servido de inspiración a otras grandes marcas que se incorporaron más tarde al mundo de la construcción de cuadros y fabricación de bicicletas que se complementaron durante muchas décadas exclusivamente con componentes Campagnolo.

¿Por qué nace El Pedal Aragonés?

De entrada, El Pedal Aragonés quiere ser una “casa de acogida” y de apoyo a otras entidades menores que lo pidan. Sus creadores, seguramente por su pasado vinculado al mundo de la competición como actores de primera línea, comparten la filosofía y la ilusión por promocionar este deporte a través de su estado más natural: la competición, sin abandonar otras fórmulas como la que representa el cicloturismo o la BTT.

Siempre hemos defendido la necesidad y conveniencia de que cicloturismo y competición vayan de la mano. Precisamente nuestra fe en ese binomio, nos ha llevado a diseñar con enorme ilusión este horizonte ciclista que se llama El Pedal Aragonés.

El "viejo" Pedal Aragonés

Nuestro inolvidable Carlos Tárdez rescató de las hemerotecas algunos datos de aquella institución ciclista que fue la quinta en antigüedad de cuantas se crearon en Zaragoza. A saber: Sociedad de Velocipedistas de Zaragoza (1886), Sociedad Velocipédica Zaragozana (1894), Comité Regional de la 5ª Región de la U.V.E. (1896), Cyclis Club Zaragozano (1905) y El Pedal Aragonés (1909).

La fundación del Club tuvo lugar el 24 de abril de 1909 y se rubricó esa misma fecha con una excursión a Alfajarín, que se inició a las siete de la mañana, con la escolta de un coche –algo extraordinario para la época- que portaba botiquín y piezas de recambio. En Alfajarín hubo un gran almuerzo con rondalla y jotas incluidas.

La primera junta directiva estuvo integrada por:

Presidente Francisco Pella Argelaguet, Vicepresidente José Tutor Ruiz, Secretario Narciso Castellano Hernández y Vocales Emilio Mené Arruga, Sixto Jiménez, Aurelio Díaz Alcrudo y Mariano de Buen Baleg.

De entre los fundadores destaca la figura de José María Tutor (Novillas-1890, Zaragoza-1948). Veterinario y Perito avícola. Ingresó en el cuerpo de veterinarios del ejército alcanzando el grado de Teniente Coronel. En su estudio con las aves de corral obtuvo varios reconocimientos internacionales. Fundó en Zaragoza la Sociedad Aragonesa de Protección de los Animales y Plantas. El vocal Aurelio Díaz Alcrudo también era militar. Tenía el grado de Capitán de intendencia.

Tras la creación de este club estaba la figura promotora de Adolfo Capella Abadía, propietario de tres talleres-tienda de bicicletas en Zaragoza. Algunos referentes no contrastados dan como fundador de El Pedal Aragonés al prestigioso fotógrafo (y médico) Aurelio Grasa pero no se ha podido confirmar hasta la fecha.

El día 8 de septiembre de 1909 los socios de El Pedal salieron de excursión y tras el almuerzo organizaron su primera carrera con una participación de 28 bicicletas. Pero la primera cita organizativa seria fue el domingo 10 de octubre con motivo de las Fiestas del Pilar, en el velódromo de los Campos Elíseos, con la participación del campeón español, Durán, así como italianos, franceses y un argelino. En 1911 tomó la presidencia José Maria Tutor Ruiz que domicilió el club en Sagasta, 2, es decir en el velódromo de los Campos Elíseos.

En 1914 hubo una reorganización asumiendo la presidencia Enrique Hernández Franch, pasando a ser el club más destacado del momento ya que bajo sus colores se integraron los ciclistas más destacados de Zaragoza: Juan Ara, Antonio Gavín, Beire, Bescós, Burillo, Ladislao Coderque, Santiago Erice, Lorenzo Gradé, Narciso Hidalgo, Javier Vidal, José Zaurín y varios más. Nótese que José Zaurín “El Tragakilómetros” fue años más tarde, tras la fundación del Iberia en 1924, un personaje muy activo del club “avispa”.

El 21 de mayo de 1916 El Pedal Aragonés organizó el Campeonato de Aragón de fondo en carretera con una carrera de ida y vuelta a La Almunia (100 Kms). Junto a los corredores aragoneses (Burillo, Gavín, Puyol, Javierre, Rodrigo, Martínez, etc) se alinea el corredor profesional catalán Gargallo. Se escaparon Gargallo, Burillo y Gavín. Los tres se diputaron la carrera al esprint con victoria de Gargallo mientras Gavín se anotaba el título de campeón regional. Gargallo obtuvo una copa de plata donada por Juan Savidó, medalla de la UVE y 25 pesetas. Los señores Savidó y Albero donaron 25 pesetas cada uno al primer corredor clasificado con una marca de bicicleta de su representación comercial.

También en 1916, el 2 de julio, el Pedal Aragonés organizó una carrera para neófitos que ganó Mariano Badimón, seguido de Lorenzo Gradé y Orcao.

Las actividades de El Pedal Aragonés continuaron hasta que en la década de los treinta el club dejó de existir. No hemos podido localizar los colores de referencia de este club. De haberlo sabido los habríamos retomado para el nuevo Pedal. Es por eso por lo que hemos asumido el color azul celeste de Bianchi, una marca histórica dentro del ciclismo. De cualquier manera seguiremos investigando para localizar a los herederos de aquellos grandes organizadores y rescatar cualquier posible vestigio.